El acero al carbón cuenta con múltiples propiedades: alta resistencia, maleabilidad y bajos costos, las cuales lo convierten en un excelente material para la fabricación de tubería para uso industrial.